martes, 27 de agosto de 2019

Piel Y Huesos





No hay vida indeleble; somos conscientes, y, aun así, luchamos contra corriente…
Nos caemos; nos rompemos y nos astillamos cual filos hirientes que se clavan y nos rasgan el alma.
Somos benditos (i)responsables saltándonos la coherencia para chocar, una y otra vez, con quien juega a la obediencia de tantas normas aparentemente correctas. Y me da igual... sencilla y maravillosamente me da igual estar en ese otro lado donde incitar tan burdos (pre)juicios basados en lógicos fundamentos cuando, a pesar de que el mundo de ahí fuera se empeñe y crea saber más de mí que yo misma, yo soy mi propia lógica: esa rebelde con causa, entre Peter Pan y Alicia, a la que los prototipos de cultos dioses y poseedores de la “supuesta” verdad absoluta, tienen en la diana para lanzar dardos "fuera" y enmascarar su propia tragicomedia de vida. 

Vivimos en un mundo de egos que lidian batallas de marginación y recriminación, mientras los verdaderos soldados danzamos desnudos con ampollas y llagas en nuestros pies, de tanto caminar entre esas pedazos de los muros que vamos rompiendo a nuestro paso.

Porque somos piel y huesos… Porque reímos y lloramos, porque morimos y (re)vivimos… Porque hay veces que luchamos, y otras, caemos derrotados y atrapados en un abismo al que no podemos ni queremos vencer… Porque somos humanos; porque se doblan nuestras rodillas y tiemblan nuestras manos; y porque soñamos… Soñamos que (nos)encontramos el camino y llegamos allí donde nada ni nadie ha llegado, allí donde no hay verdad ni mentira; donde existen las medias tintas; las contradicciones, los vuelos y los resbalones; la vida, la auténtica, ese “yo” que apenas conocemos y que nos brinda su más poderosa libertad, nítida y desnuda.

Y son tan pocos los momentos en los que se es sin más… Esos en los que cerrar los ojos… y desaparecer…   






miércoles, 22 de mayo de 2019

GiPeGa



Y con tan solo cerrar sus ojos en su vespertino ensueño, brotaba indómito y cual ramillete de hojas y espinas secas, ese fluctuar en su estómago. No sabía bien de dónde procedía; por qué su piel se erizaba y sus músculos se contraían. Era como una letanía de susurros que la envolvía y la anhelaba.

Infligida voluntaria mordió aquella manzana; rojo sangre era su deseo de miel y besos más allá de las montañas. Cómo rechazar tan tierna y fresca llamada. Cómo no escuchar el sonido de las campanas desde lo más alto de la ensenada de su blanca piel que vibraba y se inundaba.

¡Ay de tan dulce y tentador hálito que caló hasta sus entrañas!  

 Amor y deseo; Vida,
brava y fértil,
y el paraíso...
en sus ojos.



GI tana maldiciendo la absolución
PE cado mojándole el alma
GA nó la batalla; Mujer.
*GiPeGa*
se llamó.

©Ginebra Blonde


(Relatos Jueveros- El Nombre Oculto)
Puedes leer más textos en "La Trastienda del Pecado"
de Magade Qamar.


miércoles, 15 de mayo de 2019

Dulce Velada




La vida no los había tratado demasiado mal, y con ochenta y dos años cada uno, no hacían más que dar gracias a dios por la salud, medianamente buena, que les permitía permanecer todavía juntos y amándose como el primer día.

Cada aniversario, preparaban una cena especial para ellos dos. Y otro día,  de esa misma semana, lo celebraban con sus hijos y familia.  
Ella, madrugaba como niña ilusionada  e iba a comprar todo lo necesario para la velada: velas, rosas frescas, la cena… y un regalo envuelto con esmero y cariño.
Él, lo hacía más tarde; le gustaba esperar a que Matilde le trajera el periódico para tomar el café con leche de la mañana enterándose de cómo estaba el mundo.

Aquel día, y tras el último sorbo de café, ya tenía planeado con qué sorprender a su dulce esposa.
Nunca le gustó ir de compras. Menos, por esos centros comerciales de aglomeración; de tiendas y lugares de ocio por doquier; niños corriendo por los pasillos…, y confusión por todas partes. Pero el evento bien merecía que se centrase en su cometido e ilusión, que era comprar el regalo de Matilde que tanto había estado meditando.  

Y llegó el momento…

El salón era una cálida estancia iluminada por velas y con un embriagador aroma a vainilla. Una mesa redonda vestía un bonito mantel de seda azul pastel, y en el centro, un jarroncito plateado con rosas amarillas aún con la frescura del rocío resbalando por sus pétalos.
Sus miradas no dejaron de hablarse; de entenderse a cada guiño o gesto mientras cenaban; de cogerse de la mano cada vez que dejaban el cubierto para decirse “te quiero”.
El postre: fresas con nata. Por una vez, se saltaban esas tediosas normas y dietas que el médico les recetaba.

Ella fue la primera en sacar su paquetito. Una cajita envuelta en papel dorado que dejó sobre la mesa, mientras sus ojos le hacían chiribitas.
Él la abrió nervioso…
Un reloj de bolsillo alegró su mirada, y más su corazón, cuando al girarlo, habían grabadas unas hermosas palabras dedicadas… tanto, que por sus blanquecinas y arrugadas mejillas resbalaron unas lágrimas.

-Bien, mi preciosa Matilde… Este es el tuyo…

Una caja cuadrada y mediana envuelta en papel de seda y con lazos de purpurina color rojo…

-Mmm… Una envoltura atrevida, ¿no Manuel?
-Pues… sí… La verdad es que no recuerdo que la envolvieran con ese papel…
-Venga, querido… No te hagas el disimulado; tú siempre has sido tan pasional…

Nada más desenvolverla, y pegada con cinta adhesiva en la tapa, una tarjeta que decía: “Instrucciones de uso”
Era un librito pequeño. Matilde iba pasando sus páginas con mirada atónita; sus labios parecían querer abrirse y decir algo, pero no pudo pronunciar ni la “o”
Dejó el librito en la mesa sin levantar la mirada, abrió la caja y…

-¡Recórcholis! –gritó de pronto Manuel. –Eso no lo he comprado yo. Yo… lo siento… Debí coger otro paquete del mostrador, yo… ¡Malditos centros comerciales!
-Manuel… Qué ya tenemos una edad… Si ya no jugamos ni al parchís, cómo vamos a jugar con estos aparatos eróticos…

©Ginebra Blonde

(Relatos Jueveros- Despiste)
Puedes leer más textos en “Desgranando Momentos” de Pepe

Instantes Que (Me)Hacen Latir; Vosotros...

Un hermoso detalle de Auro; un abrazo para el alma. Gracias... ♥

ERES MÍO

Nadie me pertenece ni pertenezco a nadie,
no nací para ser dueña ni para ser sierva de nadie.
A nadie puedo dejar ir libremente
porque a nadie poseo para obligar a quedarse.
Pero en la soledad de mi cama, a veces, fantaseo con la
idea de la libertad acompañada, de avanzar encadenada a una mano.
Pertenecer por entero a alguien y poseerle de igual manera,
profunda y significativamente.
Sueño con esos brazos que me unan a alguien sin fisuras.
Mi mente juega con la idea de ser para SER en otro.

En la soledad de mis pensamientos fantaseo con dejar que su cuerpo
sea mi cárcel y él el carcelero de mis sentimientos.
Sentir cada vez que estoy con él que he llegado al hogar.
Qué delicia oír Eres Mía y mis labios poder con una sonrisa
plena decir Eres Mío.
©Prozac

............................................................................................................................

A veces el amor se despierta en un instante, con una simple mirada, o un roce de manos... y no por ser breve en el tiempo, es menos perdurable. Una carga eléctrica, que es algo muy pequeño, crea un campo a su alrededor que se extiende por todo el espacio... ©Chema

............................................................................................................................
La vida y sus infinitos matices
una amalgama de sensaciones, de vivencias
a veces risa, otras lágrima
esa es la grandeza el seguir adelante saltando, volando, nadando, a veces descansando,
porque es necesario pero siempre, siempre al ritmo que marca nuestro sentir, ese latido que nos hace únicos, esa huella digital del alma que es
la que es más difícil de ver o de mostrar porque es la más nuestra
............................................................................................................................
FLORAL

Prendida a tu pecho... Como un Clavel en la solapa.
Luciendo premura,
naturaleza viva en los brazos.
Adheridos al deseo primigenio,
de logar la fundición
de esta
mi esencia,
con el almizcle de tu verbo.

Entre líricos suspiros ascendiendo...
Vehemente el sacrilegio de probar cada gramo de tu aire.

Lirios...
Mártires son los besos
Que formamos.

Juncos,
Vencidos por el mismo viento.

Selváticos al sentir-nos.

............................................................................................................................
Y todas las estrellas
Aprisionada en la incertidumbre
he viajado
por cada recodo de tu nombre
y las alcobas
se encendían de deseo
al abrir los postigos de la piel.

Del otro lado del amor
el aire
me desordenaba el alma
golpeándome
contra la humedad
de tu corazón,
y todas las estrellas
se derramaban
en tus pupilas.

............................................................................................................................
Donde se posa tu mano se enciende la llama
Como viento, avivas y te llevas mi pasión
Eres pez en mi pecera
Aleteas entre los nítidos cristales
de mi cuerpo y de mi alma
En ondas profundas te mueves
Y vibra el amor en mi vientre.
............................................................................................................................

Prostitución...

Había quedado para tasar un piso, me quedé apoyada en el portal y mientras esperaba, ella no dejaba de mirarme, y yo no sabía cómo apartar mi vista de ella. Mi atuendo era aburrido, mi maquillaje escaso no sé porque me miraba, no había nada en mi que envidiar o copiar, ella tenía unas piernas largas y las lucia, sus labios rojos como nunca hubiera creído que se pudieran pintar y su pelo negro como la noche, las luces de las farolas empezaban a reflejar tintes azulados en su melena, el frío nos rozó a las dos, yo temblaba ella disimulaba, mi ropa cubría mas y mi chal calentaba mi cuello. Se acercó y me dijo, parece que se está retrasando, tú no lo pareces y no sé qué haces aquí, yo soy puta y a mí tampoco viene nadie a buscarme. ¿Quieres compartir un poco de mi café? el termo lo mantiene caliente. La miré a los ojos, pensé que las dos estábamos trabajando y le respondí que aceptaba su café si ella aceptaba mi chal. El agradecimiento afloró a su rostro y creo que no era por el chal (que aceptó rápidamente) era porque yo había aceptado su café. ©Ester

............................................................................................................................

Hay que ver lo que la noche nos da , esa magia escondida entre la penumbra de nuestro cuarto y ese silencio que es el compañero ideal para que todos nuestros pensamientos los pongamos en orden , es ahí donde las neuronas las más sensibles buscan ese rincón donde decirnos que hemos de hacer algo , por sacarlas a pasear , tenemos un debate con nosotros mismos , hasta que de golpe algo nos da en nuestra masa gris y decidimos que la vida es corta para pensar en negatividad , hay que salir y luchar , cada uno a su manera y su forma pero siempre con el ánimo de querer vencer a la oscuridad que persigue , la venceremos con las ganas de vivir y de sentir. ©Campirela

............................................................................................................................

Libertad

"Mientras dibujo, creo que la libertad está muy cerca. Está en quienes dibujan, está en la modelo que posa. Y está en mis manos, que están logrando el trazo necesario para dibujarla, para lograr representar su belleza." ©El Demiurgo De Hurlingham